Team building: hacia un desarrollo individual y colectivo
  • Tiempo de lectura:6 minutos de lectura

Team building: hacia un desarrollo individual y colectivo

En Cactus, nos ocupamos de que todos los que trabajamos en la agencia pueda desarrollar sus habilidades profesionales y personales. Cada miembro del equipo es distinto a los demás: ¡eso nos enriquece y nos permite aprender! A continuación, te contamos cómo lo logramos.

¿Qué es el Team building?

El team building es un conjunto de actividades que promueven el rendimiento y la motivación de un grupo de personas. Además del ámbito organizacional, se aplica en el deportivo o educativo. 

Con estas técnicas, se intenta lograr un funcionamiento optimizado. Estas son algunas de las ventajas que se obtienen con él:

» Se mejoran las relaciones interpersonales

» Aumenta la cohesión grupal

» Se optimiza la resolución de problemas y conflictos

La finalidad que se persigue con el team building es la de forjar un grupo más eficaz, integrado por personas que, con su función dentro del sistema, pueden también realizarse individualmente y potenciar sus competencias.

»

Una misma visión

El team building tiene como base de apoyo que todo el equipo comparta una misma visión. ¿Visión de qué? De los resultados que se quieren obtener como empresa y del espacio de trabajo que se busca construir. 

La visión en común impacta en el rendimiento individual. Cada persona dentro del equipo tiene que ver el beneficio (individual y colectivo) de ir por ese camino. 

Si eso alimenta la motivación de cada empleado, la fiesta de fin de Año, los globos o el after office pasan a un segundo plano. ¿Cómo se mantiene motivado a cada trabajador? En que tiene que ver su crecimiento personal aparejado con el de la organización. Si esto no funciona, entonces la empresa tampoco.

»

Apoyo y pertenencia

Para que el team building prospere, todos los integrantes del equipo deben sentirse apoyados mutuamente. Por eso, tienen que conocerse bien entre ellos, cuáles son sus competencias y así reconocer su valía. Al mismo tiempo, se deben detectar los puntos de mejora por dos motivos principales: colaborar en el mejor funcionamiento colectivo y ayudar a que esa persona pueda desarrollar otras habilidades profesionales. 

Si la identidad de una empresa está bien comunicada desde el comienzo, todo va a fluir mejor. Así, las metas alcanzadas podrán considerarse un logro en común, y esto ocurre cuando cada persona se siente involucrada en lo que la empresa hace. 

Además, cada empleado tiene que conocer a la perfección cómo son los procesos de trabajo, y saber bien cuáles son los canales de comunicación adecuados para cada tarea. Para avanzar en el team building, es clave mantener un registro respetuoso y abierto a la escucha. A menudo, se valora mucho la predisposición a cambiar de opinión acerca de ciertos temas. Siempre que el norte esté puesto en obtener un mejor funcionamiento grupal, todos pueden hacer su aporte desde su mirada personal.

“No me importa si llegas a la oficina a las 8 o a las 10, ni si eliges trabajar desde casa o no. 

Te contratamos para hacer un trabajo y confiamos en ti para hacerlo. Sólo avísanos lo que necesitas de nosotros para tener éxito, por ti y por nosotros. 

¡La vida pasa!

No necesitas justificarme por qué necesitas un día libre ni disculparte por tener una vida personal. 

Sí, me importan los resultados, pero también me preocupo por ti. Todos somos humanos y todos somos adultos. Yo dirijo a la gente, no dirijo una guardería para adultos”.

Brigette Hyacinth, experta en liderazgo .

Actitud positiva y proactiva

El tipo de liderazgo más valorado para el team building es aquel en el que se promueven las actitudes positivas. El efecto esperado en los empleados es que se sientan motivados, con ganas de más. Así, que se lleven bien entre ellos será algo que decante solo. 

La proactividad es otro aspecto clave en la cooperación: quienes ocupen posiciones de liderazgo tienen que tener la suficiente velocidad de reacción para ayudar a quienes atraviesan alguna dificultad para integrarse en el funcionamiento empresarial. 

Lo mismo, en el otro sentido: los expertos en un tema o área específica, tienen a su cargo “educar” a los demás integrantes para que conozcan un poco más en detalle cada parte del engranaje, aunque no sea aquello en lo que se especializaron.

»

Team building y home-office

El home-office es un ingrediente más a tener en cuenta a la hora de construir un equipo. Como toda modalidad novedosa, supone desafíos y ventajas. Todo lo que venimos explicando, debe conocerse a fondo por parte de cada persona que integra el equipo. La tecnología permite suplir muchas cuestiones que, antes de la cuarentena, se creían muy difíciles o imposibles.
En la cultura organizacional tradicional, la cohesión grupal podía buscarse en almuerzos grupales o en fiestas de fin de año. Con esa posibilidad lejana, lo que cobran fuerza son otras actividades que promuevan el sentido de pertenencia y fomenten vínculos interpersonales. Algunas empresas ofrecen capacitaciones y cursos que no tienen que ver con lo laboral, sino con la nutrición, la espiritualidad, el yoga y otras disciplinas de interés para los empleados.

»

Trabajamos… y nos divertimos

Otro aspecto fundamental de un plan de team building exitoso es que todas las personas se sientan en vías de una realización profesional, con un tono divertido y descontracturado. Cuando el intercambio diario se vuelve más lúdico, eso permite afrontar mejor las dificultades, y además forjar afinidades por intereses o preferencias en común. 

Llevado a las herramientas cotidianas, en Slack se pueden abrir espacios para compartir contenidos no necesariamente relacionados al trabajo día a día. Los memes y los chistes respetuosos también están a la orden del día: en un entorno más ameno, el bienestar y la productividad también mejoran. La cultura del trabajo hay que cuidarla. La comunicación interna es vital para construir un espacio sano y creativo.

Si cada persona es tratada como tal y no como un robot, eso también enriquece al equipo desde ángulos diversos. Esto se visibiliza en actividades como Skills labs, Team meetings y proyectos paralelos al rol principal. Cada persona tiene ideas para nutrir al conjunto.

»

Una obligación para crecer

En resumen, el team building es una estrategia organizacional cada vez más difundida en el contexto pandemia-cuarentena, y es también una obligación para toda empresa que apunte al crecimiento sostenido y sustentable. 

Por supuesto, como si de una persona se tratara, el team building ayudará a que el grupo en formación se mantenga saludable. Y eso se nota desde adentro (en la sinergia) y desde afuera (en la calidad de los resultados).

»

»

🌵 CACTUS • Marketing Online

Agencia digital especializada en Performance & Growth Marketing

🌐 www.cactus-mkt.com

info@cactus-mkt.com